La Verdad Para El Mundo

Capítulo 9 - La segunda venida de Cristo

La gente está interesada en la segunda venida de Cristo. Cada cierto tiempo alguien vendrá fijando la fecha para el regreso de nuestro Señor. De hecho, uno de los temas religiosos más populares en los últimos veinticinco años ha sido la enseñanza de que Jesús va a regresar a la tierra, establecer su reino y reinar en la tierra por mil años. Esta doctrina se llama premilenialismo. Personas han ganado mucho dinero al promover esta doctrina. Mapas de la tribulación, carteles, adhesivos para parachoques, libros y películas han sido producidos para promover esta doctrina. Una multitud de predicadores en el mundo religioso predican esta doctrina. Al menos el 90% de los predicadores denominacionales creen en esta doctrina. Hay incluso algunos en la iglesia que creen y enseñan esta doctrina. Si tuviéramos que hacer una encuesta en casi cualquier ciudad y le preguntamos a cada persona si creen que Cristo va a establecer un reino terrenal, la mayoría respondería “¡sí!”.

¿Qué hay acerca de esta enseñanza? ¿Puede probarse en la Biblia, o es sólo una doctrina de los hombres?

Examinadlo todo; retened lo bueno (1 Tesalonicenses 5:21).

Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres (Mateo 15:8-9).

El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta (Juan 7:17)

¿Qué incluye esta doctrina? La primera vez que Jesús vino a la tierra, Él vino a establecer su reino, pero como los judíos lo rechazaron, en cambio estableció una institución temporal, es decir, la iglesia. El Nuevo Testamento desmiente esta afirmación (Efesios 3:10-11). Esta doctrina afirma que el reino y la iglesia no son lo mismo. Jesús prometió establecer Su iglesia (reino) (Mateo 16:18-19), y lo hizo en el primer siglo (Hechos 2:47, Colosenses 1:13, Apocalipsis 1 9). ¡El Premilenialismo enseña que la venida de Cristo es inminente! Dice que hay muchas señales antes de la venida de Cristo. Esto implica que Dios fracasó en su primer intento de establecer el reino del que se hablaba en el Antiguo Testamento. Enseña que Cristo reinará en un trono literal, en un templo literal, en Jerusalén literal.

¡Esta doctrina es falsa! No está apoyada por las enseñanzas encontradas en la Biblia. En esta lección examinaremos las Escrituras para ver lo que enseñan con respecto a la segunda venida de Cristo.

¿Viene Cristo otra vez?

La respuesta a esta pregunta es ¡Definitivamente!

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo (Hechos 1:9-11).

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan (Hebreos 9:27-28).

Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles; sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:1-9).

¿Cuándo Cristo vendrá otra vez?

Ninguna persona en esta tierra sabe la respuesta a esta pregunta. No se dará ninguna señal para la segunda venida.

Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad. (Marcos 13:32-37).

Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas (2 Pedro 3:10).

¿Qué hará Él cuando Él regrese?

Primero, resucitará a los muertos. No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación (Juan 5:28-29).

Segundo, Él juzgará al mundo (Mateo 25:31-46).

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos (Hechos 17:30-31).

Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo (2 Corintios 5:10).

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras (Apocalipsis 20:12).

Tercero, El devolverá el reino al Padre. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia (1 Corintios 15:23-24).

Cuarto, la eternidad inicia. Habrá una sola resurrección, no dos.[1]

No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación [todo énfasis mío, MR] (Juan 5:28-29).

Teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos (Hechos 24:15).

Quinto, la tierra será destruida.

Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impío … Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! (2 Pedro 3:7, 10-12).

Conclusión

Cristo vino a la tierra hace casi 2000 años. Él vendrá otra vez. Porque Él viene de nuevo, es que estamos predicando el evangelio a un mundo perdido y moribundo.

Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias (2 Corintios 5:10-11).

Que cada uno de nosotros se prepare para el encuentro con el Señor en el juicio.

Anotación

  1. ^ Nota: La palabra resurrección está en singular, no en plural.
Scripture taken from the Reina Valera 1960. El texto Bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.