La Verdad Para El Mundo

Capítulo 7 - ¿Cómo encontrar a la iglesia que Jesús construyó?

En los Estados Unidos de América hay más de 2000 iglesias diferentes. La mayoría de estas iglesias dicen ser la iglesia que Jesús estableció, o al menos una de las “ramas” de la iglesia. Ya hemos estudiado que Jesús vino a la tierra para edificar Su iglesia. Sólo construyó una iglesia. No construyó cientos o miles de iglesias. Si Jesús sólo construyó una iglesia, ¿por qué hay tantas iglesias diferentes?

¿De dónde salieron todas estas iglesias?

El Nuevo Testamento nos dice que la gente dejaría la verdad (Hechos 20:28-31; 1 Timoteo 4:1-4; 2 Timoteo 4:1-4). Desde que comenzó la iglesia, la gente se ha alejado poco a poco de la verdad. Esto ha resultado en los cientos de denominaciones que existen hoy. Jesús no aprueba estas iglesias. Él no las construyó.

Muchas personas declaran, “las iglesias son todas iguales”. ¿Es esta afirmación verdadera? ¡Estamos de acuerdo en que las iglesias parecen ser casi iguales, pero no son iguales!

Características

¿Cómo podemos encontrar cuál es la iglesia que Jesús construyó? Encontramos la iglesia que Jesús construyó buscando las características que se registran en el Nuevo Testamento. Todos usamos características en nuestras vidas. Identificamos a las personas mediante el uso de características. Las personas son identificadas por nombre, descripción, número de seguro social o número de identificación. Las personas pueden ser identificadas por huellas dactilares. No hay huellas dactilares que sean iguales.

Si su hijo se perdió, ¿cómo lo encontraría? Usted pediría la ayuda de la policía. Cuando la policía le ayuda, le preguntarán cómo es el niño y por una foto reciente. Por ejemplo: su niño es un muchacho de diez años con los ojos azules, pelo rubio, pesando cerca de 75 libras. ¿Estaría satisfecho si la policía le trae una niña de ocho años con los ojos marrones y el pelo rojo? ¿Por qué no? Es una niña, ¿no? ¿No son todos los niños lo mismo? Usted no estaría satisfecho hasta que el niño con todas las características de su niño fuese encontrado. Además, una vez que se encuentra un niño con todas las características de su hijo, dejaría de buscar a su hijo. Usted no seguiría buscando a su hijo. El niño encontrado tendría que tener todas, no sólo algunas, de las características de su hijo.

Así como los niños no son todos iguales, los automóviles tampoco son todos iguales. Identificamos los automóviles por características. Si pagó $50000 por un automóvil, ¿querría que ese automóvil fuera un automóvil pequeño y barato? Será mejor que sea un Cadillac, Mercedes Benz o BMW. ¿Cuál es la diferencia entre un Cadillac y un auto pequeño y barato? Ambos tienen motores, ventanas, puertas, neumáticos, etc. Son casi iguales, ¿verdad? No. Son similares, pero no son lo mismo. Si pagamos tanto dinero, no estaremos contentos con un coche pequeño y barato.

Lo mismo ocurre con la iglesia. Sólo hay una iglesia que Jesús construyó. Aunque parezca ser como otras iglesias, a menos que una iglesia tenga todas las características de la iglesia que leemos en el Nuevo Testamento, no puede ser la iglesia que Jesús construyó. El Nuevo Testamento nos dice las características de la iglesia. Una vez que conocemos estas características, podemos comparar las iglesias en el mundo y ver cuál tiene las mismas características que la iglesia que Jesús construyó. El ángel Gabriel dijo, Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. (Lucas 1:32-33). La iglesia que Jesús construyó todavía existe. Mediante el uso de las características encontradas en la Biblia, podemos identificar esa iglesia y formar parte de ella.

Jesús sólo prometió construir una iglesia, por lo tanto, el resto de las iglesias que están aquí hoy fueron iniciadas por hombres, no por Dios. La manera en que podemos estar seguros de que la iglesia en la que estamos es la iglesia que Jesús construyó es mirar las características.

Las características de la iglesia

¿Cuándo comenzó?

¿Cuándo fue construida la iglesia del Señor? Podemos aprender la respuesta a esta pregunta estudiando las siguientes escrituras: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos (Mateo 16: 18-19). Jesús nos dice en este pasaje que, en este tiempo, la iglesia aún no había comenzado, porque Él dijo: edificaré mi iglesia. Cuando Jesús hizo esta declaración, la iglesia aún no había comenzado. También, en este pasaje Él nos dice que el reino y la iglesia son los mismos. También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder (Marcos 9:1). El reino aún no había llegado cuando Jesús hizo esta declaración. Todavía estaba en el futuro. También fue en el futuro cuando Jesús murió en la cruz porque José, que enterró a Cristo, todavía estaba esperando el reino (Marcos 15:43). Jesús les dijo a sus apóstoles que se quedaran en Jerusalén y esperaran a que llegara el poder (Lucas 24:46-49, Hechos 1:5-8). Como el primer capítulo del libro de Hechos cierra, la iglesia (reino) aún no había llegado.

En Hechos 5:11, la Biblia registra: Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas. Vemos en este pasaje que la iglesia ya había comenzado. Luego, Pablo escribió: el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo (Colosenses 1:13). En este pasaje, Pablo nos dice que el reino ya está aquí. Más tarde, el apóstol Juan escribió: Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo… (Apocalipsis 1:9). El reino aún no había comenzado con la muerte de Cristo, pero según Hechos capítulo cinco, la iglesia (reino) ya estaba aquí.

La iglesia comenzó en algún momento entre la muerte de Cristo y Hechos capítulo cinco. Para encontrar el tiempo, podemos recurrir a Hechos capítulo dos. Fue el primer Pentecostés después de que Jesús resucitó de entre los muertos, alrededor del año 30 d. C., Cristo cumplió su promesa de edificar su iglesia. Si una iglesia tuvo su comienzo en cualquier otro momento, no puede ser la iglesia que Jesús prometió construir (Hechos 2:1-4, 36-42, 47).

¿Dónde empezó?

Al aprender cuándo comenzó la iglesia, se hace más fácil ver dónde empezó. Sólo tenemos que ver dónde estaban los apóstoles cuando la iglesia comenzó, y tendremos la respuesta. En Hechos capítulo dos estaban en la ciudad de Jerusalén. Esto fue según la profecía (Isaías 2:2-3 y Lucas 24:47). La iglesia que Jesús edificó comenzó en Jerusalén. Si una iglesia comenzó en un lugar distinto a Jerusalén, no puede ser la iglesia que Jesús prometió construir (Hechos 2:5, 14).

El nombre dado a la iglesia

Jesús dijo: edificaré mi iglesia (Mateo 16:18). Usó Su propia sangre para ganar la iglesia (Hechos 20:28). El apóstol Pablo les llamó las iglesias de Cristo (Romanos 16:16). Tiene que tener el nombre correcto para ser la iglesia que Jesús construyó. Por supuesto, podría tener un nombre de la Biblia y no tener las otras características. Recuerde, una iglesia debe tener todas las características para ser la iglesia que Jesús construyó.

Algunos dicen que el nombre no es importante. No creemos eso en otras áreas de la vida. No damos malos nombres a nuestros hijos. Pero si los nombres no fueran significativos, no importaría. No llamamos a nuestros hijos Jezabel o Judas, ¡porque los nombres son importantes!

Fundador / Fundación

Jesús es el fundador de su iglesia y el único fundamento (Mateo 16:18; 1 Corintios 3:11). Si una iglesia tiene un fundador que no sea Jesús, esa iglesia no puede ser la iglesia que Jesús construyó.

Organización

Cristo es la cabeza de la iglesia (Efesios 1:22-23). Su iglesia no tiene ninguna oficina central terrenal. En su lugar, la iglesia de Jesús está organizada en congregaciones independientes y autogobernadas. Cada congregación tiene un grupo de hombres para dirigir a la congregación bajo Cristo. Los nombres o títulos dados a este grupo de hombres son: ancianos, pastores y obispos (Hechos 14:23; 20:17-18, 28; 1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9). Estas congregaciones también tienen diáconos para servir a la congregación (1 Timoteo 3:8-13, Filipenses 1:1). La Biblia no dice nada sobre un hombre gobernando una o más congregaciones, ni menciona una conferencia o a un papa. Si una iglesia tiene una oficina central aquí en la tierra, conferencias y concilios, no puede ser la iglesia que Jesús construyó.

Adoración

Recuerde, sólo porque las cosas son similares no significa que son iguales. Todas las iglesias tienen algunos de los mismos objetos de adoración, pero no son exactamente iguales a la iglesia que Jesús construyó. La mayoría de las iglesias oran y predican en sus servicios de adoración. Lo que oran y predican puede, en algunas ocasiones, tener razón. Pero no basta con tener razón en algunas áreas solamente. Tenemos que hacer las cosas de la manera que la Biblia enseña (Juan 4:24).

Cena del Señor

Jesús nos mandó guardar la cena del Señor (Mateo 26:26-29). ¿Cuándo debemos participar de la cena del Señor? Se nos ordena reunirnos (Hebreos 10:25). La iglesia participó de la cena del Señor cuando se reunieron (1 Corintios 11:33). Comieron la cena del Señor cuando se reunieron el primer día de la semana (Hechos 20:7). Así como los judíos guardaban cada sábado, los Cristianos participan de la cena del Señor cada primer día de la semana. Si una iglesia no participa de la cena del Señor cada primer día de la semana, no puede ser la iglesia que Jesús construyó. Usamos pan sin levadura y el fruto de la vid cuando participamos de la cena del Señor. No tenemos la autoridad para usar otra cosa.

Canto

La Biblia claramente nos enseña que debemos cantar en la adoración (Efesios 5:19, Colosenses 3:16). No hay autoridad en el Nuevo Testamento para usar la música instrumental en la adoración. Sin embargo, casi todos los grupos religiosos utilizan música instrumental en su adoración. La iglesia que Jesús construyó no usa instrumentos de música en la adoración. Si una iglesia agrega música instrumental al culto, no puede ser la iglesia que Jesús construyó.

Contribución

Pablo nos enseñó a contribuir de nuestros medios en el primer día de la semana (1 Corintios 16:1-2). Estas contribuciones eran ofrendas voluntarias (2 Corintios 9:5-7). Esta es la forma en que la iglesia que Jesús construyó obtiene el dinero para hacer su trabajo. Si una iglesia usa cualquier otro método, no puede ser la iglesia que Jesús construyó.

El plan de Dios para salvar al hombre

La Biblia nos enseña a oír, creer, arrepentir, confesar a Cristo y ser bautizado (Romanos 10:17, Juan 8:24, Hechos 17:30, Mateo 10:32-33 y Hechos 22:16). La Biblia nos muestra claramente que el bautismo es esencial para la salvación (Marcos 16:16, Hechos 2:38, 1 Pedro 3:21, Romanos 6:3-4). El bautismo bíblico es inmersión (Hechos 8:35-39, Romanos 6:3-4, Colosenses 2:12). El propósito del bautismo es lavar nuestros pecados (Hechos 22:16), y hacernos entrar en Cristo (Romanos 6:3-4, Gálatas 3:27), donde se encuentran todas las bendiciones espirituales (Efesios 1:3). Si una iglesia no enseña de esta manera para que el hombre sea salvo, no puede ser la iglesia que Jesús construyó.

Conclusión

Jesús construyó sólo una iglesia. Debemos ser miembros de esa iglesia para ser salvos. Podemos identificar Su iglesia. Si usted está en una iglesia que no tiene estas características, usted no está en la iglesia que Jesús construyó. Que Dios nos ayude a todos a ser miembros de Su iglesia y no de alguna iglesia hecha por el hombre.

Scripture taken from the Reina Valera 1960. El texto Bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.