La Verdad Para El Mundo

Capítulo 5 - ¿Antiguo o Nuevo Testamento?

La ley fue dada a los judíos, y sólo a ellos. Los gentiles nunca estuvieron bajo la ley de Moisés. Moisés escribió:

Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra. Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos. Cara a cara habló Jehová con vosotros en el monte de en medio del fuego (Deuteronomio 5:1-4).

Esta ley que fue dada a los judíos ya no está en vigor. El apóstol Pablo lo hace muy claro en varios pasajes de las Escrituras (Efesios 2:13-16, Colosenses 2:14-16, Romanos 7:1-7). El escritor a los Hebreos dedica gran parte del libro a mostrar que la ley de Cristo es mejor que la ley de Moisés (Hebreos 8:6-13).

El apóstol Pablo nos muestra que no estamos bajo la ley de Moisés, sino bajo la ley de Cristo (Gálatas 4:21-31).

Un Hijo - Ismael Un Hijo - Isaac
Madre - Agar Madre - Sara
Representa AT Representa NT
Origen: Sinaí Origen: Jerusalén
Esclavitud Libertad
Sin Promesa Con Promesa

¿Cuál debe ser echada? (Gálatas 4:30)

La vieja ley es expulsada. Ahora estamos bajo la nueva ley, la ley de Cristo. Todos los pasajes anteriores nos dicen que nadie está bajo la ley de Moisés hoy. Ahora estamos bajo la ley de Cristo. Una vez más, hay una serie de pasajes que nos dicen que estamos bajo la ley de Cristo, no la ley de Moisés (Mateo 7:21-23, 17:5, 28:18-20, Juan 12:48, Gálatas 6:2).

Aunque la gente ya no está bajo la ley del Antiguo Testamento, todavía hay mucho que podemos aprender de sus páginas. Pablo nos dice:

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza (Romanos 15:4).

Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron … Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos (1 Corintios 10:6,11)

Sin el Antiguo Testamento no podríamos entender muchos pasajes del Nuevo Testamento. Cuando el Nuevo Testamento menciona personajes del Antiguo Testamento, si no tuviésemos el Antiguo Testamento, no seríamos capaces de entender el punto dado en el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento revela donde vino el universo, el pecado, las naciones y las lenguas. Cuando Jesús dijo Acordaos de la mujer de Lot (Lucas 17:32), si no tuviéramos el Antiguo Testamento, no sabríamos quién era la esposa de Lot, ni por qué debemos recordarla.

Toda la Biblia vino de Dios, pero su ley para nosotros, hoy, se encuentra en el Nuevo Testamento.

Scripture taken from the Reina Valera 1960. El texto Bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.