La Verdad Para El Mundo

Capítulo 3 - El origen de la Biblia

¿De dónde vino la Biblia? No vino del hombre. El diablo tampoco la escribiría. Si el hombre hubiera escrito la Biblia, muchos de los hechos habrían sido omitidos. Si el hombre nos hubiera dado la Biblia, no leeríamos las debilidades y los pecados de las personas. Si el diablo hubiera escrito la Biblia, no sería descrito como “el mal”. La Biblia vino de Dios.

No hay contradicciones

La Biblia fue escrita por unos cuarenta escritores diferentes durante un período de unos 1600 años. Los escritores de la Biblia eran hombres que vivían en diferentes períodos de tiempo, teniendo diferentes ocupaciones, viviendo en diferentes lugares. En muchos casos, los escritores no se conocían. Sin embargo, no hay contradicciones en la Biblia. Ningún otro libro puede hacer esta afirmación. Esto no podría haber ocurrido por accidente.

Hechos científicos

También podemos considerar los hechos científicos encontrados en la Biblia. La Biblia no es un libro de ciencia, pero tiene hechos científicos en él. Colón y Magallanes demostraron que la tierra es redonda. Eso fue hace 500 años. La Biblia nos dijo que la tierra era redonda miles de años antes de que nadie hubiera oído hablar de Colón o Magallanes. Él está sentado sobre el círculo de la tierra (Isaías 40:22). Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo (Proverbios 8:27).

La Biblia también nos dice que no somos capaces de numerar las estrellas. En 1940, los astrónomos finalmente llegaron a la conclusión de que no eran capaces de contar todas las estrellas en el universo. Hace casi 2500 años, Jeremías registró: Como no puede ser contado el ejército del cielo, ni la arena del mar se puede medir, así multiplicaré la descendencia de David mi siervo, y los levitas que me sirven (Jeremías 33:22). El Todopoderoso Dios no sólo puede contar las estrellas, Él puede llamarlas por su nombre (Salmo 147:4).

Profecías cumplidas

Hay más de 1000 profecías en la Biblia. El hecho de que cada profecía es realizada es una prueba más que la Biblia es de Dios. Además de las profecías concernientes a Cristo, notamos algunas otras. La profecía y su realización referente a la ciudad de Jericó (Josué 6:26; 1 Reyes 16:34). Podemos también mencionar la profecía hecha por el profeta Isaías acerca de Ciro, rey de Persia (Isaías 44:28, 45:1, Esdras 1). También hubo muchas profecías sobre la iglesia que se cumplieron (Isaías 2:1-4, Jeremías 31:31-34, Daniel 2:31-46 y Hechos 2:14-47).

Arqueología

La arqueología confirma los hechos de la Biblia. La arqueología es una ciencia joven. No fue hasta alrededor de 1840 d. C. que la arqueología comenzó a usarse para probar que el registro bíblico es verdadero. La arqueología ha establecido la ubicación de lugares de la Biblia, como la ubicación de Sabá. El Antiguo Testamento registra la historia de la Reina de Sabá viajando para visitar al rey Salomón (1 Reyes 10:1-3). Jesús nos dice que esta historia es verdadera (Mateo 12:42). Hace unos cien años, dos europeos viajaron a Arabia del Sur y encontraron escrituras en paredes en la ciudad de Marib. Esa ciudad era la capital de la antigua Saba. La arqueología también demostró la ubicación de Nínive. La arqueología ha apoyado la doctrina bíblica. Algunos afirman que no había suficientes estanques de agua en Jerusalén para bautizar a 3000 personas como se registra en Hechos 2:41. Sin embargo, los arqueólogos han encontrado estanque tras estanque en la ciudad antigua. Un estanque era más largo que dos campos de fútbol y más ancho que un campo de fútbol.

Conclusión

Si no tuviéramos la Biblia, no sabríamos nada del origen del hombre, la naturaleza de Dios, el origen del pecado, lo que sucede al hombre después de la muerte, etc.

Cristo, Dios y la Biblia van todos juntos. No podemos creer en uno sin creer en el otro. Algunos dirán: “Oh, yo creo en Dios, pero yo no creo en Cristo”. O “Creo en Dios, pero no creo que Él nos dio la Biblia”. Otros dirán, “La Biblia es de Dios, pero no creo que los primeros once capítulos del Génesis sean hechos reales”. Si no creemos que los primeros once capítulos son de Dios, ponemos en duda las palabras de Jesús. Jesús frecuentemente se refirió a los primeros once capítulos del Génesis (Mateo 19:4-6, Lucas 17:26-27). El escritor de la carta a los Hebreos y Judas también se refieren a los primeros once capítulos de Génesis (Hebreos 11:4-7, Judas 14). Tenemos una guía confiable para nuestras vidas religiosas. Es la palabra inspirada de Dios (2 Timoteo 3:16-17).

Scripture taken from the Reina Valera 1960. El texto Bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.